miércoles, 4 de enero de 2017

El viaje a ninguna parte y a todas...

Me acostumbré
a los trenes emocionales
a patear poemas,
a las maletas de ida y vuelta
repletas de hambre y sed.

Me acostumbré
al vagón de los sueños,
a joderme en abril
y follar en otoño,
a sortear las rimas y correr
para alcanzar el verso.

Me acostumbré
al tira y afloja de la utopía,
a fumarte en silencio
y entre idas y venidas
me acostumbré a tu olor.

Rosario Martín

No hay comentarios: