martes, 1 de noviembre de 2016

El otoño de las avispas

Desde aquel otoño de las avispas
no ha dejado de llover mierda
y aquí seguimos, detrás de la vida,
mirando a través de un cristal
cada vez más borroso.
A veces se cruza una lágrima,
otras el silencio y esa angustia en el pecho
que no cesa,no cesa...
No sé, compañero,yo creo que uno
se va rompiendo poco a poco
y cuando te quieres dar cuenta
poco importa dónde carajos
se formó la primera grieta.

Rosario Martín

No hay comentarios: